jueves, 19 de mayo de 2011

EL PICO PICAPINOS "MI DESPERTADOR" 2

EL PICO PICAPINOS  (Dendrocopos major)

   Tengo la suerte de disfrutar de una segunda vivienda en el campo,  en el término de Pedralba, en un lugar, situado de una forma privilegiada entre monte, secano, cultivos y el río Turia, dentro del Parque de Cabecera de Valencia, que siguiendo el río arriba y tras introducirse en los últimos angostos del Turia, alcanza la población.
   Este conjunto de ecosistemas, crean las condiciones óptimas para la observación de la fauna que reforzado por su templado clima, acoge en las épocas más duras  a una abundante fauna migratoria, que encuentra allí suficiente alimento para su supervivencia, a pesar de las agresiones sufridas últimamente por causa de  incendios intencionados.
   En los años que llevo disfrutando del lugar, aun que ahora ya casi me encuentro rodeado de inevitables viviendas, que desgraciadamente van restando paz al lugar, he llegado a observar hasta 117 especies diferentes de aves, lo cual creo que es una cualidad que la hace muy singular.
   El respeto que mantenemos a la fauna de este lugar provoca que en nuestro “jardín” lleguen a anidar hasta 20 especies diferentes entre aves y mamíferos, cuando llega la primavera.
   Una vez hecho una composición del lugar, comprenderán mejor  lo que a continuación relato.
   Me gusta dormir junto a un ventanuco, concretamente un ojo de buey, que en las noches despejadas , la estrella más fiel, la Polar, me hace guiños hasta que me duermo y entro en el necesario descanso cerebral.
   Cuando comienza el alba, las aves, de una forma jovial se van sumando con sus cantos a la luz de la mañana, expresando su alegría, posiblemente por haber sobrevivido a los peligros de la traicionera obscuridad de la noche.
   Semidormido aún y como en sueños, escucho estos dulces sonidos que me llegan increcendo, y van despertando tranquilamente de mi sopor, hasta que de una forma más contundente, un fiel habitante de este lugar me despierta de una vez a la misma hora, es un pájaro carpintero, el Pico Picapinos.
   Ya está aquí posado en el poste de la luz que tengo ante mí. Golpea la madera insistentemente, mientras recorre su madera buscando diversos sonidos. Pero hay un punto que le encanta. Golpea con su pico los tornillos de soporte para la línea eléctrica. Le gusta más el de arriba, por que consigue mayor estruendo; es su forma de reclamo.
   Este es mi despertador que no necesita darle cuerda, solo respeto.

   Manolo Ambou Terradez



      ** Foto y vídeo del autor **

 PONER EL SONIDO DEL ORDENADOR A TOPE



1 comentario:

  1. Manolo como siempre nos sorprendes, si bonita es la foto, el vídeo demuestra tu dedicación y entrega por la naturaleza.

    ResponderEliminar