martes, 14 de octubre de 2014

LOS BARCOS MOLICEIROS DE AVEIRO


LA PICARESCA 
EN LOS CANALES

En Portugal, al Sur de Oporto, en la Región Centro, en unas marismas encaradas alas aguas del Océano Atlántico, se encuentra una ciudad sorpresa Aveiro.
Su enclavamiento en la marisma la hacen singular, especialmente por disponer de una serie de canales que penetran hasta el interior de la ciudad y por ello se prestan a mostrarla al turismo con cierto aire veneciano que gusta. Por ello se le llama “LA VENECIA PORTUGUESA”.
   Sin intención de profundizar en su historia y sus recursos, no puedo dejar de mencionar los que más riqueza han dado a esta población instalada en sus marismas.


  A nada que prestemos atención encontraremos detalles en los edificios de sus hermosas cerámicas azuladas que dan ese toque particular, fabricadas en sus industrias.
Junto a la ciudad podremos apreciar sus famosas salinas y  casi junto a ellas, en el barrio viejo de “Beira Mar”, los almacenes de madera donde se guardaba, perfectamente conservados. 



  Por supuesto, vivir junto al mar es inevitable ser también un pueblo de pescadores, aportando con esta vianda exquisitos platos tradicionales que encandilan al turismo de buen comer.
   Y, claro está, su universidad es la causante del bullicio juvenil que inunda de alegría los barrios típicos de la ciudad, en los periodos no vacacionales.


   Así que ahora hablaremos de sus  barcos moliceiros repletos de turistas, que surcan sus canales guiados por cicerones, con cierto aire de gondoleros venecianos. A lo largo del trayecto  acuático nos muestran los edificios principales e históricos de la urbe.



   Pero me llamaron la atención como decoraban sus barcas en las amuras de popa y proa con sencillas pinturas, un tanto divertidas.
   La sátira navega en ellos sin pudor y su intención me recuerda a la picaresca plasmada en las fallas, esos impresionantes monumentos efímeros que se exponen en Valencia (España).
   Así que dicho esto pasemos a la “acción” y observemos las pinturas y sus leyendas.






PATRIMONIO AVEIRENSE (SUS SALINAS)











































Tiene razón; ya no volverán los bueyes a arrastrar las barcas.

5 comentarios:

  1. Una buena perspectiva de una de las características de esta bella ciudad "da Beira Litoral", la Venecia de Portugal.
    Si, capta la atención las pinturas de los barcos "Os Moliceiros" de siempre, pero que nada tienen que ver con los que has fotografiado. Le ha suprimido el encanto que poseían para adaptarlos al TURISMO. Aquellas velas al alto y el cargamento de moliço, por eso lo de moliceiros. Entonces me he inspirado así:

    MOLICEIROS

    Umas velas imensas
    naquela quietude…
    Água cristalina, prata,
    no reflexo quebrado,
    das cores garridas,
    dos moliceiros.


    “MOLICEROS”

    Unas velas inmensas
    en aquella quietud...
    agua cristalina, plata,
    en el reflejo quebrado,
    de los colores llamativos,
    “dos moliceiros”.

    Te felicito por tan bellas captaciones...

    ResponderEliminar
  2. Si: debió ser un espectáculo que he perdido por mi tardía en asomarme a este lugar.
    Gracias por tu gran aportación.

    ResponderEliminar