miércoles, 27 de marzo de 2013

EL CUCO (Cuculus canorus)


CUCULUS CANORUS UN AVE PARÁSITA






Nuestras tierras son realmente un auténtico corredor por donde circulan muchas de las aves viajeras, que como ya hemos comentado, vienen de África rumbo al resto de Europa. Este es uno de los motivos que justifican el gran número de especies avistadas en nuestra comunidad.


                                                          --------------------------



Hace algunas semanas que el frescor del invierno hace guiños por desaparecer. Alguna borrasca procedente de norte de África dio el banderazo de salida migratoria para muchas aves. Pronto se expandieron por nuestra agraciada Península y como siempre hacia el Norte, hacia Europa.

Me encuentro escondido en una tienda de camuflaje con mi compañero de aventuras J. Luís Sanmiguel; un pedralbino aficionado a la caza fotográfica con el cual comparto una de mis últimas aficiones. El forro polar no nos estorba.

Por nuestra espalda comienza a elevarse los primeros rayos del sol que se desparraman por el vallejo despertando la vida. Oleadas de pajarillos bulliciosos entran y salen de una fuente que deja correr su cristalina agua entre la vegetación muy cerca del pinar: verdecillos, verderones, pardillos, jilgueros, piquituertos.


Otros, menos gregarios, acuden por la fuente de forma más discreta: papamoscas, petirrojos, currucas ……y algunos de mayor tamaño como el huraño Arrendajo.



Frente a nosotros, en lo alto de una salina un Triguero lanza sus crujiente reclamo. Pero las cámaras no se inmutan, esperamos impacientes otro sonido. Mientras tanto, al fondo de todo ello captamos el zumbido de las inmensas palas de los generadores eólicos a nuestra espalda; que pena.

Nuestros codos se chocan al escuchar a lo lejos esos dos tonos repetitivos y esperado; “cuc-cuu….cuc-cuu” ………. Es el Cuco). Es nuestro objetivo.

Tenemos las ópticas encaradas a un almendro muerto, cubierto de dorado liquen, que domina el espacio abierto del vallejo. Esperamos que se pose en su recorrido territorial a lo largo de la mañana.

En silencio, atentos, intentamos adivinar la situación del ave en aquel entorno. Parece que se acerca. Ahora lo escuchamos a nuestra espalda, ya no muy lejos.

Un ronco y risotante sonido pasa por nuestras cabezas, e inmediatamente a nuestra derecha escuchamos de inmediato el reclamo; pero se trata de un segundo cuco, por eso protesta.

Con el corazón algo acelerado escuchamos impacientes a las dos aves. Esperamos que de un momento a otro acierte a posarse en nuestro insinuante y resplandeciente almendro muerto.



Veinte minutos más tarde nuestras cámaras, comienzan a registrar tímidamente, las primeras fotos. El cuco, enardecido, se ha posado con las alas caídas y grandes movimientos de cola e inicia su poderoso reclamo. Trata de sobreponerse a los cantos del rival ante nosotros, en lo alto de las ramas, donde queríamos.

                                                      *******************************

El Cuco (Cuculus canorus) es una de las dos aves parásitas de Europa, de nuestra ornitología, por su extraordinaria adaptación que ha debido desarrollar para su procreación, clave para su perpetuidad.


Todos conocemos, que esta ave, del tamaño de una urraca, no realiza nidos para incubar sus huevos, si no que los deposita en ajenos. Su víctima es un insectívoro que conoce muy bien, es la misma especie de paseriforme que lo adoptó, cuidándolo desde su nacimiento.



Escondido entre la fronda, observa los movimientos de la pareja que repite sus viajes al nuevo nido terminando su puesta.

La hembra del cuco hace un seguimiento minucioso del nido, y aprovechando la ausencia momentánea de los pajarillos, cuando lo considera oportuno, sustituye uno de los huevos de la inocente pareja por el suyo, preincubado en su oviducto, con el fin de que nazca antes y expulse fuera del exiguo recinto a los huevos, o por defecto, a los pollos del ignorante adoptador pues le incomodan. Cada hembra repetirá esta acción unas 10 o 15 veces en la temporada.

Pero deberíamos saber algo más que le da a esta ave su genial evolución.

El huevo que instala, debe ser muy parecido al del ave receptora: en forma, coloración e incluso imita el diminuto tamaño; algo chocante para tan enorme ave.

Si el huevo intruso no cumplieran estas cualidades, el titular, reaccionaría eliminándolo del nido, olo que es peor, abandonando toda la puesta y el cuco fracasaría en su intento.

Por ello, cada familia de cucos está especializada en una especie concreta de receptores: petirrojos, currucas, lavanderas, Carriceros…….

Todos los huevos de estas aves paseriformes, que en Europa llegan a ser más de 100 especies y tienen un aspecto diferente. Por ello, hay el mismo número de linajes, de familias de cucos, que no deberán equivocarse, pues su descendencia se acabaría.

La hembra del cuco, busca un nido de la especie con aspecto de su adoptante; esa es la clave.
Curioso ¿no?

¡Ah!: y recordaros que esta ave es una especialista en comer orugas peludas, como la procesionaria.

Hasta pronto.


Manolo Ambou Terradez

2 comentarios:

  1. Como te he dicho de una manera más directa y personal, gracias por mostrarme esta ave de la que desde pequeño había oído hablar mucho y que sin embargo ni la había visto, ni sabía cómo era.
    Me encanta tu nueva aventura internauta y ni que decir tiene que agregada está en favoritos para seguir con detalle todas tus andanzas y adentrarme un poco más en la ornitología y en la preciosa naturaleza que nos rodea y que tan bien nos sabes mostrar.
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  2. Hola manolo, gracias por la explicacion que me has dado sobre la OROPENDOLA he visto varias fotos en google y me han gustado mucho, son preciosas estas aves. Asi que espero que pronto puedas dar con ellas y poner tus fotos aqui.Sigue buscandolas que te aseguro que yo las he visto en la sierra de CHIVA. Un saludo y gracias otra vez.

    ResponderEliminar