martes, 22 de marzo de 2011

32 AÑOS CON EL ÁGUILA PERDICERA (Hieraaetus fasciatus)










32 AÑOS DE OBSERVACIONES



   Una de las aves a la que le he dedicado más tiempo de observación como fotógrafo de naturaleza es, sin duda alguna, el Águila perdicera (Hieraaetus fasciatus), también denominada como Águila-azor perdicera por su gran capacidad de maniobra.
   “Aquel día de otoño lluvioso, cuando nos encontrábamos observando una Pollita de agua en las orillas del Turia, una gran rapaz calló sobre ella ante nuestros atónitos ojos. Quedó fulminada…………”
   De esta forma presentaba el audiovisual “Cita en la Roca”, relatando nuestra experiencia con esta singular rapaz, que se encuentra catalogada como vulnerable.
    Estas observaciones de 1983, han sido proseguidas hasta hoy día junto con Luis Santamaría, agente de medio ambiente y excelente compañero de aventuras.
   En estos 31 años hemos podido observar  20 nidificaciones, con más o menos éxito, que han dado un resultado de 22 aguiluchos volando por estos cielos.
Instalación del primer hide.
   Nuestro trabajo ha sido paciente y metódico. Ha prevalecido nuestro respeto por ellas al evitar nuestra observación  de cerca, cuando no era posible una aproximación perfecta sin molestia para las rapaces.
   Es natural que por la falta de experiencia, a muchos les asuste nuestra técnica, al considerarla arriesgada, pero nuestro abultado camino de éxitos totales han confirmado este buen hacer; entrar y salir del hide sin que el ave, situada en el nido, pudiera percibir nuestra presencia.
Nido con los huevos y situación del hide para la observación.
  
No siempre hemos podido realizar las observaciones desde posiciones tan favorables como en los años 1983,4,5,9,1990,1,5 al 2003 y 4 en los que pudimos emplear los hides instalados a corta distancia de las nidificaciones de estas Perdiceras. Pero en los años que decidieron emplazar sus nidos junto a nuestros puntos de observación hemos realizado un seguimiento con minucioso detalle del comportamiento de los pollos. Por ello apreciamos alguno de sus fallecimientos, la presencia de enfermedades, o como en el caso del año  2003 muerte por envenenamiento en sus presas.
Luis Santamaría durante los tratamientos. 

   En 1998 se decide chequearlas in situ en la primera semana de vida y así se les dio el tratamiento adecuado. Esto lo repetimos los años 1999, 2001 y 2 por agentes especializados de la Centro de Protección y Estudio del Medio Natural con nuestra colaboración.
   Todas nuestras observaciones, experiencias y conclusiones los tenemos registrados metódicamente en un informe, a la espera de que pueda interesar a algún organismo especializado en esta especie tan singular. Y seguimos completándolo.

   Desde el 2014 tenemos instaladas cámaras de vigilancia en los nidos y ahora hacemos las observaciones desde nuestra casa con los ordenadores. 

8 comentarios:

  1. Impresionante trabajo e impresionante historia Manolo.

    ResponderEliminar
  2. hola , .......ya te podias haber metido en el mismo nido del aguila perdicera , allí bien camufladito con ramas y tal o bien te disfrazas de aguila y si quieres haces de tito o primo del pollo. Total ya puestos ...

    la fotografia naturalista se carga nidos y pollos , aunque no se quieran o se deseen estos efectos , pero sucesen a menudo. Por tanto tus fotos de nidos no me molan ,..... por no decir otra cosa. malsonante

    saludos antonio.

    ResponderEliminar
  3. Yo también estoy de acuerdo con lo peligroso que puede ser fotografiar nidos, por fotógrafos sin conocimientos necesarios para ello, pero precisamente neutros trabajos han sido totalmente positivos y JAMAS se les ha molestado, salvo para medicarlos y ponerles emisoras de seguimiento, que tampoco han repercutido negativamente. Creo que no tienes mucha idea de estos trabajos y tu opinión es muy TALIBANA. Lo siento.

    ResponderEliminar
  4. ya ! vale !, de acuerdo . mi opinión es muy talibana . Este año que de nuevo seguiré las 13 parejas de perdi de mi comarca , les pongo el hide a diez metros y les hago fotitos para publicarlas ( dicho claro con ironia ) .
    sabes una cosa ? va a ser que no . Volvere a controlarlas lo bastante lejos que pueda para verlas con el telescopio a 6ox y sin meterles presión en sus vidas o en su psique. Y las fotos y la fotografía de nidos hace años que la mandé a tomar por saco por sus nefastas consecuencias sobre los nidos ( aunque se gaste sumo cuidado ). Primero y fundamental está la tranquilidad y salud de las escasas águilas. Internet está ya lleno de fotos de nidos de rapaces , por lo que no es necesario añadir ni publicar mas .
    El mismo rastro de olor humano que dejamos cerca de los nidos atrae a depredadores. Aparte que desde el mismo cielo nos controlan otros potenciales depredadores : cuervos por ejemplo. así que la presencia nuestra cerca de nidos debe asumirse con mucha responsabilidad y evitarla o reducirla a minimos absolutamente necesarios.

    saludos Antonio.

    ResponderEliminar
  5. Por lo que cuentas e insistes veo que no tienes nuestra experiencia. Sigues sin entender que con los conocimientos adecuados y sin poner por delante intereses particulares, nosotros hemos podido trabajar de cerca durante varias décadas con perfecta pulcritud. Podemos apreciarlo por los resultado de sucesivas nidificaciones exitosas, solo rotas por el robo de los dos pollos en 1985 por el búho real, el incendio de 1992/3 y la muerte de la veterana hembra en el 2005 por disparos de los colombicultores mientras incubaba (NADIE LOS CONTROLA). Todas nuestras observaciones realizadas de tú a tú y que no es posible apreciarlas o resolverlas con un telescopio a tanta distancia, han sido valoradas por los técnicos positivamente.
    Descubrir a tiempo enfermedades, realizar tratamientos, devolver pollos curados al nido, o instalarles emisores para su seguimiento es la mayor agresión que henos hecho, pero nunca comparable a escopetearlas. Quiero decir, que si se hacen estos acercamientos con conocimientos suficientes, no se altera a estas magnificas aves. La prueba es rotunda SIGUEN AQUÍ.
    Para tu tranquilidad te informo que en el 2010 nuestro macho encontró pareja y nuevamente siguen anidando en el mismo territorio, hoy día Parque del Turia y su dirección aprovechan nuestros conocimientos para instalar webcam (amaras) en los nidos (a menos de un metro, como tu querías) y ahora las seguimos desde nuestras casas sin jugarnos la vida todos fines de semana, como antaño.
    Si deseas más datos mándame un mail y te informaré con mayor detalle. Puede ser que te sea util.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. gracias por tus informaciones manolo, no se trata aquí de abrir una disputa a ver quien lleva razón , no es esa mi intención. Y efectivamente tienes mas experiencia tecnica que yo . Yo desde luego no quiero tales conocimientos técnicos , pues sé lo que va a pasar o puede pasar, y como las sigo en plan aficionado para nada voy a correr riesgos de intranquilizarlas o poner en peligro una puesta o una nidada por querer sacar mas información . En mi zona de cordoba las perdiceras tienen suficiente alimento y crian relativamente bien . La población afortunadamente va en ligera alza. Y hay bastantes territorios ocupados y criando bien.

    Ya he visto alguna desaparición de pollos de perdicera y muertes por causas humanas y esto no me mola en absoluto. las interferencias humanas pueden provocar perdida de nidadas. Simplemente levantar una hembra águila del nido puede suponer la muerte al sol de los pollos o de los huevos en pocos minutos. O puede pasar un cuervo o una gaviota y depredar ante nuestros ojos. Y aun de lejos con el telescopio se puede meter la pata y hacer correr riesgos innecesarios a la nidada.

    En internet nadie cuenta sus meteduras de pata y los nidos que se ha cargado con la intención de hacer fotos o hacerle un simple seguimiento a un nido cualquiera , sea rapaz o no . Es muy desagradable volver a controlar un nido en seguimiento y verlo vacio , con pollos muertos o con huevos depredados y no saber exactamente a veces la causa..

    los mismos ornitólogos nos cargamos nidos sin querer , pues nuestra curiosidad o el afán de sacar una buena foto rebasa a menudo los limites de la necesaria prudencia o sensatez. Los ornitólogos callan sus indeseadas "cagadas " con respecto al seguimiento o acercamiento a nidos. Otras veces ignoran las consecuencias de sus atrevidas acciones. Y es que creo que hemos de reconocer que aunque no lo queramos , hay " amores que matan". O sea el seguimiento de nidos provoca muertes indeseadas , alguna que otra vez. Y esto a mi juicio , me hace a mi mucho reconsiderar mis acciones con respecto al acercamiento a un nido.
    Y ahora me diras manolo , que no tengo la suficiente experiencia de manejo. No , ni la quiero. Ya he visto bastante .

    saludos antonio

    ResponderEliminar
  7. Antonio: Como te he dicho, tengo gran experiencia con Perdiceras y bastante con Reales y Culebreras. A lo largo de mis vigilancias he observado sus peligros. Si te sirven de algo te diré que el momento más peligros es el periodo de nidificación y cortejo, pues es el momento en que si descubren a algún observador, seguramente cambiarán de lugar. Te puedo informar de curiosas observaciones, pero no debo darlos al público pues podría ser peligrosos en manos de inexpertos o con malas intenciones. Por ello y si te interesa, ruego me mandes un mail y te daré mi teléfono para que podamos conversar prudentemente (Lo tienes aquí en Contacto).
    Llevo desde los siete años, educado para observar a los animales, y ya tengo 69. Cuando me inicié a la observación y fotografía disponía ya de una gran experiencia en estos temas, por lo que JAMAS he desgraciado un nido, eso es cosa de inexpertos o ambiciosos y a mi me educó un concienzudo conocedor de campo, mi abuelo; fue su herencia.
    Me parece estupendo que sigas con tu prudencia, pero eso no es motivo para que nos metas a los demás en el mismo saco sin conocernos. De todas formas y desde hace muchos años, mis técnicas han cambiado enormemente, al disponer de poderosos equipos (mas potentes que tu telescopio terrestre) que ahora me permiten poder hacer reportajes a gran distancia y con los mismos cuidados, estén donde estén. Particularmente las fotos de la mayoría de especies me gustan más fuera de los nidos y solo hago reportajes en ellos cuando esa especie tiene alguna característica que los diferencia de los demás. Yo no soy profesional y a pesar de ello llevo 35 años divulgando nuestra naturaleza con una intención clara "NO SE PUEDE AMAR LO QUE NO SE CONOCE".
    Un saludo.


    ResponderEliminar
  8. gracias por tus explicaciones manolo y por tu amable ofrecimiento al querer contactar. Hace tiempo que no entro en tu blog , mas que todo por falta de tiempo , pero ahora lo hago.
    estupendo blog , bien conseguido y con buena información y experiencia contadas.
    Yo sigo en mis trece como supondrás . No me llevaré mas disgustos siguiendo nidos , mas que todo porque no los voy a seguir de cerca. y de lejos me lo pienso mucho también ..
    Aunque siendote sincero sigo tentando a la suerte y sigo algunos nidos de cerca ,pocos , sobre todo de vencejo cafre , y mas pronto que tarde la cagaré de nuevo y consecuencia: mataré animales por imprudente y curioso..

    sobre el lema que tienes : " No se puede amar lo que no se conoce " es creo un buen lema pero pienso que lo principal es respetar , no hay que siquiera amar o admirar a los seres vivos o a las montañas , pienso que con respetar basta. la clave es pues el respeto..

    saludos antonio ,

    ResponderEliminar