miércoles, 31 de octubre de 2012

EL MERCADO DE KASHGAR


                                                                     

UN MERCADO MEDIEVAL

 Siguiendo una de las Rutas de la Seda que asciende desde Pakistan, en Islamabad hacia China, hoy día por la “autopista” del Karakórum, alcanzamos el paso de Khunjerab, situado a 4833 metros de altura.
   Hemos seguido las aguas turbulentas del mítico río Indo, que recoge los deshielos de los abundantes glaciares procedentes de la cordillera del Karakorum hasta su nacimiento.

Meseta del Pamir
  
   Saltamos a China buscando la altísima meseta del Pamir y descendemos junto al impetuoso Yarkant, que morirá mas tarde en los desiertos.
   Seguimos nuestro descenso a Tashkurgan por un emocionante recorrido, repleto de obstáculos.


Mujeres y niños nómadas Kirguises en el Pamir

   En las altas praderas descubrimos grupos de camellos y yaks que pacen libremente al cuidado de algunos pastores nómadas instalados con sus yurtas.
   Los lagos y las arenas de los desiertos se funden en un paisaje singular. 


Los lagos y las arenas .........


   La carretera queda cortada en numerosos puntos por las aguas torrenciales procedentes de las estribaciones de la gran cordillera, obligándonos a realizar pequeños rodeos para seguir nuestra ruta con el autobús oficial chino hasta la ciudad de Kashgar.



Las mujeres y los niños lucen sus mejores prendas para acudir al mercadillo.


  Esta ciudad siempre han atraído a viajeros y comerciantes procedentes de las poblaciones de Tajikistán, Kyrgystán, Kazakhstán, Uzbekistán como la mítica Samarkanda y, cómo no, antaño a las numerosas caravanas de la Ruta de la Seda, con parada obligada para su descanso y reposición de alimentos.


El sector de ganado.
   Desde hace más de 2000 años, desde su fundación, ha sido un importante centro político, un ejemplar amalgama de culturas y consecuencia de ello, un mercado importantísimo, posiblemente el más concurrido de Asia y posiblemente del Mundo, que atrae todos los domingos a más de 50000 personas, procedentes de las montañas, de los desiertos, de los oasis, para comprar o vender sus productos.

Confección de espaguetis por bipartición.
   Es un mercado auténticamente medieval, organizado por especialidades, donde podemos encontrar entre otros: ganado, frutas y verduras, aperos, muebles, carros, ropa , tejidos, zapateros, barberos, panaderos, una zona muy importante de restauración y numerosísimos artesanos, capaces de realizar cualquier apaño.

Barbería.
    Lo que ofrece este mercado es improbable encontrarlo en muchos kilómetros a la redonda, y resulta como una fiesta para los visitantes, que acuden con sus mejores ropas a esta extraordinaria reunión, especialmente las mujeres.

Sector de arcones en mobiliario.
   Kashgar, habitada mayormente por uigures, acoge también a uzbecos, kirguises, tadjikos, en un extraordinario ejemplo de tolerancia.

Sector de carros.
Sector de aperos (Azadas)
Hielo cortado de los glaciares próximos para refrescos y conservación alimentos.
Horneando rosquillas.
Comercio de ganado.


Área de restauración.


Prueba de caballerías en el área de ganadería.
Anciano uzbeco con su gorro clásico (tubeteika)
   Esta antiquísima ciudad oasis, con más de dos mil años de historia, de unos 200.000 habitantes, al oeste del desierto Taklamakán, en la base de las montañas de Tian Shan, a 1300 metros sobre el nivel del mar, regada por el río que le da nombre, ha dado cobijo a pueblos de toda raza, lengua y religión.
   Su mercado nos sumerge en el medievo, como ninguno.
     Un placer para nuestros sentidos. 


    Fotografías del autor.

Manolo Ambou Terradez
   Un placer para nuestros sentidos.

2 comentarios:

  1. Muy bien Manolo.Sigue publicando tus viajes y compartiendo tus vivencias.

    Buen viaje a Tanzania y que lo disfrutes mucho.

    Sento

    ResponderEliminar
  2. Gran experiencia viajera, que gradecemos compartas.

    ResponderEliminar