lunes, 15 de febrero de 2016

LA CAPILLA SIXTINA VALENCIANA

UN TESORO ESCONDIDO


La iglesia de San Nicolás de Bari y San Pedro Martir, más conocida como  San Nicolás, se encuentra escondida en una zona del barrio viejo de Valencia en España, en el extremo occidental de Europa, entre calles angostas y antiguas a espaldas de lo que en su día fue un barrio señorial, fiel a su nombre, la Calle de Caballeros.

Jamás pude sospechar que en mi ciudad y en este barrio donde ha trascurrido gran parte de mi vida, pudiera estar escondido un tesoro de tan relevante importancia para la cultura universal.
El tiempo dejó escondida su belleza, como si hubiera sido una geoda. Durante estos siglos, el humo de los cirios y velas ofrendados por tantos fieles, habían escondido las hermosísimas pintura y ahora, al limpiarlas, nos mostraron su tesoro.

Posiblemente, mi conocimiento práctico de la realización de los frescos, provoca en mí una comprensión completamente real de su dificultad para plasmar aquellas pinturas en una superficie tan irregular.
Sorprendido y emocionado por ello, me siento obligado a realizar este artículo para vocearlo al Mundo.

Francamente quedé impactado, boquiabierto, cuando al entrar alcé la mirada hacia el techo, hacia aquella fastuosa decoración barroca y descubrí los seis tramos de la nave cubierta con deslumbrantes pinturas de complejas perspectivas. No había ningún rincón del techo sin decorar. Allí, arriba, sobre los angelotes,  se mostraban dos historias paralelas: la vida de San Nicolás en la banda izquierda, la de San Pedro Mártir a la derecha y en el extremo, centrado sobre el altar mayor “la Gloria”.

El padre Pedro, toca con el dedo la lengua del niño mudo y le recupera el habla.

Este edificio de culto con estructura gótica, presenta la planta habitual de una sola nave con seis capillas entre los contrafuertes y cabecera poligonal construido a mitad del siglo XV, fue levantada tras la conquista cristiana sobre restos de culto romanos y luego mezquita, siguiendo los programas de cristianización por Jaime I, en 1419-1455 Remodelada por los Borgia y más tarde, en 1694, con estilo barroco por el arquitecto Pérez Castiel.

Retrato de Antonio Palomino y su discípulo el pintor Dionis Vidal.
En este momento interviene Antonio Palomino con un diseño fiel reflejo de su tendencia pictórica, recubriendo todas las oquedades con extraordinarias pinturas al fresco, en un alarde de maestría, por el pincel de su discípulo Dionis Vidal, salvando las enormes dificultades que conlleva esta técnica de capas sucesivas de fino mortero y en la última, aun tierna, fresca, su pintura.

El padre Pedro es atacado cuando se dirigía a Milan provocándole la muerte.
Esta iglesia, tan tradicional para los fieles, había quedado ennegrecida y ocultaba su primitivo esplendor, solo recuperado en estos días, por el extraordinario trabajo, empleando la última tecnología de restauración, en el que han intervenido más de 100 profesionales dirigidos por Pilar Roig, catedrática e investigadora del Instituto de restauración de la Universidad Politécnica de Valencia y el asesoramiento de Gianluigi Colalucci, restaurador de los frescos de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, de la Basílica del Vaticano en Roma.

El padre Nicolás libra a tres jóvenes de la prostitución.
Los trabajos de reparación de la cubierta y los de limpieza han durado cerca de cuatro años con un costo de 4,7 millones de euros, donados por la Fundación Hortensia Herrero, empleándose las técnicas más avanzadas, aplicando laser e incluso microbacterias para las zonas con suciedad más incrustada en las pinturas.

Tras estos extraordinarios trabajos, han vuelto a salir a la luz esos 1904 metros cuadrados de exquisitos frescos, que dejan empequeñecidos por su extensión los 800 de la Capilla Sixtina en el Vaticano, realizados por el inmortal Miguel Ángel.


Fotografías del autor.

SITUACIÓN:

COMPLEMENTO: Relato de la obra de restauración.


http://www.sannicolasvalencia.com/



Manolo Ambou Terradez

10 comentarios:

  1. maravilloso espectáculo barroco. enhorabuena, manolo. santos

    ResponderEliminar
  2. Muy bien el reportaje, nos vamos enterando de lo que tenemos y no vemos.

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso artículo Manolo. Yo visité S. Nicolás hace unas semanas opino que poco tiene que comparar a la Capilla Sixtina, que también me dejó mudo de asombro ante tanta belleza

    ResponderEliminar
  4. Muy bien, como siempre Manolo. Sigue así. Eres genial.

    ResponderEliminar
  5. Voy a ir corriendo a verlas! Qué maravilla! Gracias Manolo :-)

    ResponderEliminar
  6. Qué maravilla Manolo! Voy a ir corriendo a verlas! Gracias :-)
    Carol

    ResponderEliminar
  7. Gracias Manolo,admiramos lo fuera e ignoramos lo nuestro siempre igual somos un poco pal,,,,,,,,

    ResponderEliminar
  8. Buen trabajo,Manolo, es nuestra historia la que sale ha reluzir.
    Gracias por tu reportaje, que como siempre tan interesante.

    ResponderEliminar
  9. Fundación Hortensia Herrero
    Para MANUEL AMBOU abr 5 a las 8:02 PM
    Estimado Manuel;

    En primer lugar pedirle disculpas por el retraso en la contestación a su atento correo. Y en segundo y el más importante, agradecerle el artículo publicado en su blog ensalzando la belleza de la restauración de los frescos de la Iglesia de San Nicolás y San Pedro.

    Sin otro particular, reciba un cordial saludo.
    Mostrar mensaje original

    Fernando Jiménez
    Proyectos
    Telf: 963 888 261
    Móvil: 609 609 059
    e-mail: info@fundaciónhortensiaherrero.org

    cid:image001.png@01CFF47A.F01BB990

    ResponderEliminar
  10. hace tiempo que no se nada de ti y he entrado en google+ y me ha encantado tu lavor

    ResponderEliminar