martes, 14 de junio de 2011

EL FLAMENCO (Phoenicopterus ruber)


UN AVE FASCINANTE

Solo tenía unos seis años, cuando me encontré cara a cara con un flamenco, más alto que yo, pero estaba disecado como lámpara de pié y con la bombilla en su pico.
El dueño de aquella mansión, lo había cazado en la Albufera de Valencia.
Quedé asombrado por su color rosado y, sobre todo por su tamaño.
Con el paso del tiempo, y por medio de las enciclopedias, fueron llegando a mis manos imágenes que trataban de mostrar su  esbeltez y belleza con dibujos y fotos en color.
Poco a poco fueron apareciendo libros y revistas especializadas en fauna que mejoraron el aspecto impreso de esta hermosísima ave.
Esta zancuda de hasta 1,5 m. de altura, vive en los humedales con  fondos de no mucha profundidad, por los que deambula en orden, filtrando con su especializado pico el tarquín del fondo, donde se reproducen una serie de micro fauna muy nutriente para ellos y que les da eso color rojizo de sus plumas.


Lago Nakuru

Nunca había tenido la fortuna de poderlos ver en directo, en libertad, hasta que visité, hace muchos años, el lago Nakuro, en Kenia. Varios millones de flamencos pintaban sus orillas de rosa, en aquel lago alcalino de África.


Lago Nakuru o el lago Rosa)

Pero en aquella ocasión la suerte no nos acompañó. Una fina lluvia estuvo cayendo durante todo el día y apagó el enorme colorido de estas aves de fuego*. A pesar de todo, era un fantástico espectáculo.


Lago Nakuru
Últimamente,  en algunas ocasiones, los había visto  en pequeños grupos a distancia,  en Alicante y los años más recientes, en la Albufera de Valencia.



Había conseguido realizar algunas tomas de vídeo y fotos, pero aún no reflejaban la belleza que yo les hacía.


La Albufera de Valencia (Centro de interpretación)
Pero al fin mi ocasión llegó este año. Dos compañeros de fotografía de naturaleza: Carlos Oltra y Antonio Hernández dieron la alarma. Me invitaron para que acudiera a la Albufera, pues esos días estaban al alcance de nuestros objetivos.
No lo dudé y lleno de ilusión acudí a la cita  y resultó muy aceptable, a pesar de encontrarse el bando en la sombra.

Pero tres días después, cuando visitaba otro humedal, La Marjal del Moro, con J. Luis Sanmiguel y Salvador Viadel, sin esperarlo y cuando aún nos encontrábamos preparando el equipo, descubro en el cielo  una fina línea rosada de aves que se dirigía  hacia nosotros. Se trataba de un bando de treinta flamencos en formación, que en silencio se nos echaban en cima.



Llegaban hacia nosotros con cierto orden de vuelo, aprovechando el rebufo del compañero anterior, como tienen costumbre de hacerlo las aves migratorias de grandes vuelos.
Volaban con sus largos cuellos y patas completamente estirados. Eran hermosos.


 A la punta de su pico negro le sigue la parte más curvada y ancha de color rosa con cabeza blanca, ovalada, con ojos amarillos, cuello interminable, también blanco, como su pecho y manto, para encenderse en sus coberteras alares con un intenso escarlata, para terminar sus alas  con un negro azabache en sus remeras; pero sus largas patas rojas, completamente estiradas, terminadas con pies palmeados del mismo color, compensan su largo cuello, situando así el centro de gravedad en sus alas.


Detalle de la cabeza y pico de un flamenco
 Sin dudarlo, realicé diversos disparos con esa luz mediterránea, la luz más fantástica que podía esperar, y al fin conseguí plasmar algunas instantáneas del ave Fénix,  del ave de fuego, del ave que me impactó desde pequeño, del ave de mis sueños.


* Su nombre proviene de la palabra latina “flama”.

Flamencos en los arrozales de la Albufera en valencia.


Pateo de los flamencos para buscar con sus picos filtros su alimento


Manolo Ambou Terradez

4 comentarios:

  1. Estupendo articulo y que suerte tuvisteis los tres al encontraros con esa agradables sorpresa.

    ResponderEliminar
  2. Buen artículo Manolo y que bien revives tus recuerdos de flamencos con las descripciones que haces. Felicidades por esas fotos, no dejaste pasar la oportunidad. Enhorabuena.
    Un saludo.
    Antonio

    P.D. También he puesto unos cuantos en mi blog, sobre todo fotos, más que descripciones.

    ResponderEliminar
  3. Estupendo artículo, Manolo. Me has hecho fijarme en detalles en los que nunca antes me había fijado. En verdad son hermosas estas aves.

    Gracias por tu blog, tus fotos y tus vídeos!

    José Manuel.

    ResponderEliminar
  4. Muy buenas las fotos Manolo, la oportunidad la cogiste "al vuelo"

    Sento

    ResponderEliminar