martes, 27 de marzo de 2012

ACENTOR ALPINO (Prunella collares)


   OTRO INVERNANTE

   Llevo algunos años visitando una zona montañosa donde, ante mi sorpresa, me he reencontrado con un ave conocida en mis salidas de esquí en los Alpes.
  Las Chovas piquirrojas, los Gorriones alpinos y esta otra ave, el Acentor alpino, siempre nos han visitado en las terrazas de los restaurantes emplazados a gran altura, en las altas estaciones de esquí. Estos lugares, completamente cubiertos por la nieve, ofrecen poco alimento a estas aves. Pero ellas aprovechan nuestra presencia, alimentándose de los restos de comida que se nos puedan caer, con gran confianza y de poco más.
   Pero la actitud del ser humano aquí y su consiguiente respuesta por la fauna, siempre han sido para mí motivo de envidia cultural, pues durante muchos años las he contemplado en numerosos países de Europa y en otros continentes, echándolas en falta en el mío.
Esta ave, de aspecto insulso de lejos, cobra su belleza al acercarnos.
   Me asombró ver en París palomas Torcaces y Ánades reales junto a nosotros, como si fueran gorriones o las palomas de las iglesias, cuando en España no hubieran aguantado nuestra presencia, ni siquiera, a varios centenares de metros.
   O esas ardillas, Carboneros o Trepadores azules que comían en la mano de los visitantes de cualquier jardín de Varsovia.
   O aquellas Cigüeñas anidadas a solo cuatro metros de altura, en las encrucijadas de los cables, sobre los postes de luz y teléfono, en cualquier pueblecito de Rumanía.
   Y qué podría decir de las ardillas  y otras especies en Canadá o en U.S.A., o en la India etc….
   ¡Ah! amigos míos. Pero, AFORTUNADAMENTE, desde hace algunas años, hemos dejado de ir detrás de los animales a pedradas o algo peor y ahora parece que estamos tomando otro rumbo.





Su librea les da un perfecto camuflaje con el entorno.


Acentor alpino en los Alpes, en la estación de esquí de Avoriaz 
Tenemos ahora cada vez mayor respeto, mayor cultura, a pesar de ser un pueblo obcecado por la caza   Siempre nos ha faltado esa sensibilidad, ese respeto por lo que nos rodea.
  Este es el caso de la respuesta del Acentor Alpino a nuestra nueva actitud. Curiosa ave paseriforme que nos visita para invernar en las altas cumbres de nuestro territorio, en zonas rocosas y con poca vegetación, como si fueran turistas de invierno que buscan el Sur en zonas soleadas.
   Pero lo que también me agradó fue ver, que en aquellas cumbres, solitarias en mi época de montaña, ahora eran frecuentadas por numerosos montañeros y excursionistas, e incluso grupos familiares, como antaño observaba y siempre envidié en aquellas familias de centroeuropeos.
Numerosos grupos de excursionistas visitan ahora nuestras cumbres más emblemáticas como esta del Benicadell*
   En estas destacadas montañas, como el Peñagolosa, Mont Cabrer, Aitana o el propio Benicadell, en estos lugares un tanto inhóspitos en invierno, donde los excursionistas tienen costumbre de tomar algún alimento, quedan restos de comida que los Acentores aprovechan, como un refuerzo en su dieta.
   Aquí, estas aves hacen gala de su confianza con el hombre, que ahora también los respetan en nuestro país, como en el suyo.
   ¡Ya somos más europeos!
   ¡Ah! …. Solo nos falta guardarnos los pañuelos de papel usados en el bolsillo y…. alguna cosa más.      ¿No?
   ¡FELICIDADES!

Manolo Ambou Terradez

* Si esta familia se ha reconocido, invito a que se pongan en contacto, ya que tengo más fotos de ellos.

5 comentarios:

  1. ¡Qué lástima no haber tenido ese objetivo hace 20 años! Unas fotos muy chulas.
    Luis

    ResponderEliminar
  2. Manolo, como siempre, eres un pozo de inquietudes y de trabajo para los demas.

    Siempre me he sentido afortunado por tenerte entre mis amigos.

    ResponderEliminar
  3. Pues si Manolo cada vez nos vamos normalizando mas, aunque ultimamente no creo que piensesn lo mismo los lobos.
    Buen artículo, como con los que habitualmente nos deleitas. Curiosa ave que saca tajada de lo que los humanos tiramos.

    ResponderEliminar
  4. Es reconfortante comprobar que en cada artículo tu blog no solo mantiene el nivel, sino que lo incrementa.

    ResponderEliminar
  5. Jose María Gamero30 de marzo de 2012, 0:03

    Muy chulo Manolo, como de costumbre. Sigue así.

    ResponderEliminar