viernes, 20 de abril de 2012

GARZA REAL (Ardea cinerea)

LA GRAN DEPREDADORA DE LOS HUMEDALES


  






 Una de las aves más relevantes de la Albufera de Valencia es esta zancuda de enorme tamaño que fácilmente la veremos en los arrozales, junto a las acequias, en las orillas de las matas formadas por la espadaña, o en vuelo sobre nosotros mostrándonos su inmensa envergadura de casi dos metros.

  Su silueta en el aire es inconfundible, vuela pesadamente con su cuello encogido y las alas arqueadas, detalle que las diferencia fácilmente de las demás zancudas, excepto la Garza imperial que adopta la misma postura de vuelo, pero al ser más pequeña y de tono más oscuro resulta muy fácil diferenciarla.

   
   El largo cuello y enormes patas la convierten en un gigante de nuestra avifauna que alcanza casi el metro de altura en su perfecta adaptación evolutiva para sus aficiones piscívoras.
 Su esbeltez le permite penetrar para pescar en el agua hasta profundidades de cuarenta centímetros, cosa imposible para las demás zancudas.


    Apostada en las orillas, inmóvil, espera que se le ponga al alcance de su pico cualquier ser vivo que se le acerque: aves, mamíferos, reptiles e incluso insectos; de todo.

  

   Su cuello se estira con gran velocidad y en una fracción de segundo habrá atrapado a su presa, a veces arponeada. Una vez en su pico, la voltea en el aire para situar la cabeza hacia su garganta, calcula su tamaño para ver si será capaz de engullirla y.... siempre nos sorprende, parece imposible.


  Por supuesto que también frecuenta algunos ríos, donde se muestra menos confiada, ya que con su pesado vuelo debe sortear los obstáculos del bosque de galería.
   Tiene muy buena vista, pues las escucho de noche, mientras vuelan, lanzando ese graznido rasgado, poderoso y escalofriante.

Manolo Ambou Terradez

3 comentarios:

  1. Muy bueno. fotos para admirar. gran labor de difusión, continua. santos

    ResponderEliminar
  2. José Carlos Olmos22 de abril de 2012, 10:49

    Como siempre unas fotos muy bonitas, solo comentarte que también se han expandido a los pantanos y lagos dondé son cada vez mas frecuentes de ver junto a otras aves como cormoranes y garcetas. Me consta incluso que han llegado a criar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Jose María Gamero23 de abril de 2012, 0:55

    De vez en cuando aparece una por mi casa, pero no tardan en expulsarla las urracas, que se han hecho las dueñas.
    Como de costumbre excelente artículo.

    ResponderEliminar